Publicado el

La nueva era: Wilco, el final de los principios

Wilco son una complejidad tan insondable como el raudal del océano confinado el viernes al pie del escenario, batiéndose de bruces contra el muro de hormigón mientras la noche vadeaba en una pretendida impresión de calma. En su segunda incursión en Galicia, apabullantes en la despedida de su vitoreada gira española desde el confín del mundo, Tweedy y su compañía impusieron sus principios tras atravesar el norte peninsular en un autobús de color amarillo. Como las bandas de jazz, la imagen especular de su esencia. Si ellos quieren hasta pueden centellear las lámparas en el techo, las erupciones magmáticas emanar fugas controladas y la escenografía cuadrar con grutas de corteza del centro de la tierra rebotando en la pared. Distintos, excelsos, inequívocos. Inasequibles para el oído humano, la superbanda de Chicago es una coral telúrica, la superposición de mil y una músicas, un súmmum de creación sin arquetipos, lecciones magistrales de física cuántica. Nacidos en la escena alternativa del rock y la americana, remisos al encorsetado patrón de una multinacional, ascetas del mesianismo, alquimistas de los temas de 10 minutos, cada fraseo exuda la prestancia del grupo llamado a cincelar el techo musical de nuestra generación, un colectivo afortunado de una sociedad en crisis. En todo su muestrario, desde la ciclotímica Art of Almost que enfebreció cuando se apagaban las luces al auditorio hasta un Monday legado de su etapa seminal, media todo un crisol de variantes y excesos que el 4-N en Vigo, en un Auditorio do Mar repleto donde sobraron las sillas, alcanzaron las dos horas como choques de trenes, disparos al aire, pasajes armónicos, pulsiones militares, momentos febriles, folk, kraut, alternativa, conceptualismo jazzístico. La adoración a Wilco es una advocación de un Jeff Tweedy que a veces atornilla al sexteto a la alfombra y otras da vía libre a la implosión del sonido desbocado que cautiva sin discernir qué sensibilidad. Wilco es el zigurat a la arquitectura y un verso de pie quebrado para el compilador de poemas. Una aurora boreal en una noche estrellada que refulge en los pasajes de lo común. Es menor a igual, lo admiten, al A Ghost is Born que incluyó la asombrosa Handshake Drugs que testó la respuesta de un público consciente de la dimensión de un grupo que escapa de toda mesura, del escalímetro, del raciocinio y la métrica de un estilo convencional. Wilco no son los REM ni serán un vago recuerdo de una emoción de tres minutos. La música fluirá tras ellos sin dejarlos atrás. Antes de que llegaran ya existían en Vigo, pese a que el artífice, Tweedy, ofreció un viaje al pasado de su primer disco A.M. con Box full of letters y un alegato a lo bello con la entonada Jesus, Etc, sonido con modos de himno para acallar a la crítica que habla con pasión de lo alternativo pero solo amnistía lo único que entiende. Dos horas concluyeron con mareas de fans en el foso del escenario, al pie de las canciones postreras tras momentos de mitad del espectáculo memorables: Ashes of american flags denosta el sistema, Impossible Germany-del minusvalorado Sky Blue Sky-­ encumbró a Nels Cline, pieza clave del triunvirato rítmico que propulsa a la banda, y explicitó la escondida doble intención del grupo: No escuchas, lo sé / alguien escucha, lo sé / tú escucharás. Misunderstood rompió a sonar en pleno frenesí del público entregado tras el solo de Cline, en esa maquiavélica forma del grupo de adiestrar a su audiencia sin digestión ni interludios. Wilco sobrecarga cualquier miente despierta y no se necesita más que a sí mismo, sobreviven a las frases simples. Los padres de los 70 encumbraron a Led Zeppelin, los místicos de la contracultura apreciaron a Miles, los hijos de los posmoderno admiran a Wilco.

La fotografía forma parte de un catálogo de Zach Nagle extraído de un concierto en Minneapolis. Una selección de 40 imágenes puede disfrutarse en su página web

Anuncios

Acerca de @javier_fraiz

Nací en Ourense en 1986. Estudié Periodismo en la Universidad de Santiago de Compostela. Soy redactor en Faro de Vigo. Y melómano, de esos que tararean una canción trascendente, no de quienes las explican. Me gusta el fondo de esa frase de Bukowski: "Encuentra lo que te apasiona y deja que te mate"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s