Publicado el

Coque Malla, el día y la noche

Hay pocos artistas encumbrados cuando cierra el escenario que tengan repelús al paroxismo de sus fans, a los ‘guapo’ porque sí del público que confunde una canción con despedidas de soltero. Coque Malla te puede sonrojar de una mirada y erguir barricadas contra un tipo bañado en un mar de sustancias que se hace el gracioso. Si canta una ranchera –Hace tiempo– directa al corazón, canta una ranchera. En Coque Malla anida el rocanrol de los artistas honestos sabiamente bien parados de sus propias contradicciones. Con agallas desde Los Ronaldos al primer desembarco en solitario en la música visceral –La hora de los gigantes, su tercer disco, hace un guiño a los Stones, al rock clásico, a “toda la música que he escuchado”-, en el madrileño confluyen las canciones cuando tocan, en el momento preciso. Y si procede una revisión desenfadada de Pedro Navaja de Rubén Blades -por el que prepara un encuentro con músicos cubanos en el Café Central de Madrid- acto seguido prestigia el legado de rock de la banda Las Ruedas que compaginó como ronaldo, un pasado injustamente olvidado a su entender.
Coque Malla se pasó este fin de semana por los dos extremos de Galicia en dos locales para tomar copas -él, gintonic- adaptados por un par de horas a la efervescencia que acompaña a los conciertos. Se acabaron las pretensiones de antes de la crisis y cualquier lugar es bueno si el cartel es aun mejor. La disposición del público de A Coruña la noche del sábado arrancó un plus de desenvoltura al músico madrileño, más aclimatado que el día anterior en un show que se adentró en la madrugada de Vigo en un local anodino, donde Coque corrigió con desenfado la falta de sintonía y ciertos automatismos. “Me aburre este repertorio”, musitó junto al micrófono tras cruces de miradas resignadas con Nico Nieto, su contrapeso, un guitarrista más anglosajón que argentino que lleva Fender y Gibson como amuletos. “Os pido silencio en la primera parte, escuchad los matices de Nico”. Coque Malla desentrañaba Termonuclear, su trabajo más reciente, un disco construido con frases para contar y saltos volumétricos, compuesto por letras sobre relatos íntimos, casi siempre, de dos a dos; peor aún, de uno completamente solo como Despierto, la apertura. La empatía de su segunda noche deparó el todo por el todo en temas de pura espasticidad como She’s my baby o Cuídate -guiño al Lust for Live de Iggy Pop-, además de ritmos cadenciosos con pasajes de medio tiempo e himnos -menos al amor, más a la cocaína- como Hasta el final o la publicitaria No puedo vivir sin ti, una canción para reconciliarse con el público de gorgoritos, menos preocupado por desentrañar el camino de autor por el que transita el madrileño.

Coque dijo que va a volver tras volver a dar de sí en dos breves bises anclados al set list, reincidiendo, agradecido al público, en su lado bueno, con un acompañamiento de la melodía incipiente que devolvía al local de copas a su estado natural. Toca nuevo disco en el horizonte de un año. “Es un proyecto en el que puede que me salgan canas”, anticipó, taimado, antes de salir del local a toda prisa con la copa en la mano, mirada al suelo, emparedado junto a Nico Nieto, su representante y el backliner, quien justo antes se devanaba la cabeza para compaginar la salida del dúo con las hileras de personas que iban y venían del baño.

Sala El Ensanche, Vigo, viernes 2 de marzo

Leclub, A Coruña, sábado 3 de marzo

15 euros

 

 

 

 

 

– – –

– – –

Fotografía de Xenxo do Campo. Coque Malla y Nico Nieto, ante el público y ante el espejo. Sala Leclub.

– – –

Enlaces recomendados

“Mi estilo actual contiene inevitablemente toda la música que he escuchado”, Faro de Vigo, 16/10/2009

“Nada me da más paz que tocar en directo”, Suplemento Visado, Faro de Vigo, 2/3/2012

Coque Malla, desde su salón, El País, 29/09/2011

La vida te da sopresas, sorpresas nos da Coque Malla, Live the Roof, 4/3/2012

Anuncios

Acerca de @javier_fraiz

Nací en Ourense en 1986. Estudié Periodismo en la Universidad de Santiago de Compostela. Soy redactor en Faro de Vigo. Y melómano, de esos que tararean una canción trascendente, no de quienes las explican. Me gusta el fondo de esa frase de Bukowski: "Encuentra lo que te apasiona y deja que te mate"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s