Publicado el

Si la cosa se jode, cantar ayuda

IMG_5073Lucía, alta, mediana edad, ropa a la moda. Radiante. A un niño ni lo confunden las múltiples variedades de cromos ni las sutiles diferencias entre padres, que se comentan (claro que sí) entre carreras y un doble penalty que vale un recreo. Pues bien, hasta las madres que le parecen a un menor una bella alegoría de la libertad y la alegría; hasta esas mujeres son señoras inflexibles con el pelo. Eres adolescente y las melenas te condenan al correccional, a ojos de tu madre. Aféitate, José Javier (para ellas, la cara entera es un todo), prorrumpió la mía en mitad de la cena de Nochebuena; y tengo casi 29. Ni en los hogares de normas más laxas hay la mínima concesión a las debidas hechuras de un joven. Todo lo que te procuran son apariencias, un salvoconducto a un futuro. Después lábratelo, qué más pretendes.

Así, de pelos vastos y ralos, son los Arizona Baby. No obstante, han convencido a sus progenitoras a base de perseverar en su estilo. La de músico con pelambrera no es peor que otras vidas descarriadas, interpreta el líder, Javier Vielba, una especie de encarnación patria de Chris Robinson (The Black Crowes) o Jesús, por sus dotes de predicador. O comercial a domicilio. “Si la cosa está jodida, cantar ayuda”, evangeliza. Para quien el fallo de un equipo es la mejor oportunidad para enardecer al público. “Este apagón nos ha encendido”, dijo en una de sus alocuciones más poéticas. “Valladolid hace imposible todo lo que tiene que ver con la vida”, aclaró, después, para asentar que toda buena banda tiene un origen que la hostiga. Ourense empatizó.

En el día 2, el primer día de facto del año, vencida la resaca, Vielba (que es El Meister, en su vía paralela en solitario), el virtuoso guitarrista Rubén Marrón (melenudo como el que más) y el percusionista Guillermo Aragón desplegaron en Ourense (en el interior del interior, es decir, en el sur profundo) su energética música de raíces. Fue su primera parada en la carretera; les esperan 15 fechas hasta abril en todo el país para la puesta de largo de “Secret Fires” (Subterfuge Records), su último disco. Doce cortes grabados en cinta analógica, con armas mayoritariamente acústicas que se expanden de maravilla en directo.

Hace un lustro, Arizona Baby se reveló como una promesa con Second to None (2009). Con los años, y tras la simbiosis con su grupo afín Los Coronas, el trío se ratifica en su esencia folk-rock, sin renunciar a ampliar por otros derroteros el territorio de su sonido de raíces, inspirado en la vertiente de la americana más próxima al country y el blues. “Vosotros sois nuestra distorsión”, proclamó Vielba aferrado a su Gibson acústica, en una declaración de intenciones. Tan lejos de la soberbia que imperó en una época. “La gente se solidariza contigo y ahora notamos que nos animan como a los ciclistas”, declaró a Europa Press hace unas semanas. “A fuerza de golpes de realidad, la gente se va dando cuenta que lo de los músicos no todo el monte es orégano con ese rollo de las superestrellas del rock con chicas, mansiones y demás. Eso ha dado para mucha literatura pero esta es otra época y otro punto geográfico. En España es terrorífico cómo está el panorama con temas de aforos y permisos para la música en directo”.

Vielba tiene la voz profunda y vigorosa, y el ingrediente efectista que marca la diferencia entre un grupo con capacidades y aquel que agota el aforo de una sala de provincias. Arizona Baby, a mayores, se la juega a su manera en un panorama escaso de propuestas afines dentro de la escena independiente; a excepción de grupos como Los Coronas o The Soul Jacket. “Nos vamos a empadronar en una ciudad gallega, porque aquí el cariño es especial”, concedió para culminarlo. Vino y se fue alegre y lenguaraz, deslizándose copa en alto por la trasera de la barra que servía de acceso al escenario.

– – –

Anuncios

Acerca de @javier_fraiz

Nací en Ourense en 1986. Estudié Periodismo en la Universidad de Santiago de Compostela. Soy redactor en Faro de Vigo. Y melómano, de esos que tararean una canción trascendente, no de quienes las explican. Me gusta el fondo de esa frase de Bukowski: "Encuentra lo que te apasiona y deja que te mate"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s